• RSS

Noticias

[28/11/2016]

Causas de mal control lipídico en pacientes coronarios

Share

Fuente: http://espanol.medscape.com/verarticulo/5900951?nlid=110890_4041&src=WNL_esmdpls_161128_mscpedit_gen&uac=79420PV&impid=1243075

Causas del mal control lipídico

En base a los resultados del REPAR, Galve ha elaborado un decálogo en el que explica algunas de las posibles causas que podrían explicar por qué los médicos no apuestan por intensificar la terapia hipolipemiante a pesar del mal control lipídico de sus pacientes cardiovasculares:

1.- Desconocimiento de las guías por parte de los profesionales.

"Creo que esto ocurre poco, especialmente entre los cardiólogos españoles que en general están muy bien formados y actualizados, pero es un factor que puede incidir en mayor medida en otros especialistas que tratan a estos enfermos.

2.- Desacuerdo con las recomendaciones clínicas.

 

"Algunos, aunque las conocen, pueden no estar de acuerdo con ellas. No hay una confianza absoluta en las guías. En algunos congresos ha quedado de manifiesto que hay especialistas que consideran que reducir tanto el colesterol puede no ser bueno, aunque esto no se ha demostrado jamás. Aun así, hay escépticos".

3.- Priorizar lo agudo.

"El cardiólogo muchas veces está muy pendiente de la enfermedad aguda, pero no tanto de la crónica. Centra sus esfuerzos en el diagnóstico y tratamiento de las patologías de alta complejidad en detrimento del tratamiento médico de base, es tan o más importante".

4.- La sobrecarga asistencial.

"Si el médico en una mañana ve 25 enfermos y tiene que tomar de cada uno de ellos una serie de decisiones, es habitual que postergue la decisión de mejorar el tratamiento hipolipemiante frente a otras que le parece a él que son más urgentes o importantes".

5.- Los médicos sobrestiman la proporción de pacientes bien controlados.

"Algunos especialistas no son muy conscientes del descontrol. Piensan que sus enfermos están bien controlados pero al hacer el análisis se demuestra que no es así".

6.- Las presiones de la administración para no prescribir fármacos de alto coste.

"Esto sobretodo se ve en atención primaria. Hay muchas restricciones para prescribir las combinaciones hipolipemiantes, que son mucho más caras. Por ejemplo, la terapia con Simvastatina del 10 mg cuesta 95 céntimos de euro en España mientas que un tratamiento de alta complejidad, que incluye inhibidores del PCSK9 puede costar unos 400 euros mensuales. Es una diferencia tremenda".

7.- La complejidad del tratamiento hipolipemiante.

"Ya no es suficiente dar sólo una estatina, ahora hay que combinarla con otro fármaco. Se ha complicado mucho el tratamiento hipolipemiante, lo cual dificulta que eso sea ejecutivo".

8.- Temor a los efectos secundarios.

"Algunos médicos evitan los tratamientos hipolipemiantes muy intensos por temor a las potenciales reacciones adversas. Los principales efectos que se han registrado son miopatía y rabdomiólisis. El temor es que esto pueda desembocar en una insuficiencia renal aguda, lo cuál sería muy grave, pero es absolutamente excepcional, por lo que creo que no está justificado".

9.- Falta de unidades específicas.

"Una unidad especializada de lípidos siempre tratará mejor a los enfermos que un médico generalista o un cardiólogo sólo".

10.- Falta de adherencia.

"El cumplimiento terapéutico por parte de los pacientes a veces no es óptimo. Quizá esto explique también, en parte, por qué los resultados del tratamiento no son los deseados".

 

Este experto considera que existen varias estrategias que se pueden utilizar para intentar revertir esta situación y mejorar el control de los pacientes. Por una parte, potenciar la formación continua de los profesionales, no sólo de los cardiólogos sino de todos los que intervienen en el tratamiento de estos enfermos. También mejorar educación sanitaria de los pacientes y potenciar las creación de unidades especializadas y programas multidisciplinarios.

El estudio REPAR se ha realizado por iniciativa de la Sección de Riesgo Cardiovascular de la Sociedad Española de Cardiología, con financiación de Ferrer Internacional, España.

 
 

Seguir leyendo »


Hay 14 comentarios en este artículo.

Déjanos tu comentario

Tu e-mail no será publicado pero tendrás que rellenar los campos obligatorios señalados con un asterisco (*).